La (in)comunicación ambiental

con No hay comentarios

 

Una abogada me dijo a finales del siglo pasado:

“Cuanto más sabes de una cosa, te darás cuenta de los errores que cometen quienes hablan públicamente de ello“, en referencia a las sentencias judiciales de 100 años y un día que aparecían en los titulares de los periódicos…Le pregunté sobre ello porque yo pensaba: “si te meten en la cárcel a los 20 años…te mueres seguro…. y… ¿todavía te quedas en la cárcel hasta que se cumplan el resto de días de condena?)….os podéis reir, sin problema.

Ella me explicó que esos números no eran ciertos, puesto que el máximo de tiempo en la cárcel según las leyes en España eran 40 años…, pero es verdad que las sentencias se publicaban así, y, para quién recibía el texto original, era más fácil dejarlo como estaba (además de lo espectacular que suena)…que preocuparse en interpretarlo como correspondería para dar la explicación más veraz a quien leyera esa información.

Y tenía toda la razón….

Ahora, con el paso de los años, como bióloga de formación, y habiendo ejercido de consultora ambiental durante algunos años de mi vida, no dejo de sorprenderme de lo difícil que parece ser la comunicación ambiental, es decir, leer informaciones basadas en datos verídicos y sobre cuestiones técnicas sin que se provoquen ridículos malentendidos sobre algunos conceptos básicos.

 

Ejemplo número 1

Yo soy bióloga, o sea, que soy de las de “ciencias” antiguamente, pero todos hemos hecho matemáticas ¿verdad?

Entonces ayúdame con esto… ¿qué ves de extraño en este gráfico publicado por el diario LA VANGUARDIA con motivo de la cumbre del Clima en las Naciones Unidas de finales de septiembre de 2019?

 

 

 

 

Vamos, te voy a dar una pista con la misma foto….

comunicacion ambiental subeteaminubemkdigital

 

¿Te das cuenta que la escala de este gráfico está mal hecha? ¿El primer intervalo es de 100 años (como las peores condenas de cárcel, en teoría) y el resto son de 10?

El error no es culpa del periódico, porque ojo que la fuente es Global Carbon Project , o sea, la fuente oficial de datos obtenidos por gente de ciencia y economistas que, desde el año 2001, emite los datos de emisiones de gasos de efecto invernadero. Esta manera de presentar los datos genera desconfianza sobre su comunicación ambiental.

 

Ejemplo número 2

El siguiente enlace es un vídeo de un telediario en aranés que se emitió por la televisión autonómica catalana Tv3 el pasado 2 de octubre. La noticia que me llamó mucho la atención es la que se puede ver a partir del minuto 8:56. Si sabes catalán creo que se entiende suficientemente bien, pero además, traduciré las partes importantes de la noticia:

La noticia es que la antigua central térmica de Cercs (cerca de Berga, provincia de Barcelona),abandonada desde hace años y que se dedicaba a quemar carbón para obtener energía eléctrica, ahora se quiere dedicar a quemar residuos para obtener también energía eléctrica.

Lo que de primeras llama la atención es el “titular” que puede leerse en la parte inferior de la pantalla mientras trascurre la narración de la noticia:

 

“Energia renovable a partir del reciclaje de residuos”

 

Esta frase desde luego no tiene nada que ver con la realidad del proyecto que se está narrando, porque:

  1. La electricidad en sí NO es una energía renovable. Se consideran energías renovables algunas de las fuentes que producen electricidad. La incineración de residuos NO tiene nada que ver con la energía solar o la eólica…¿Se podría aceptar energia renovable porque los residuos lamentablemente parece que no se acabarán nunca?
  2. La incineración de residuos NO es un sistema de reciclaje en absoluto, puesto que para nada cumple el principio fundamental de reintroducir los elementos originales o parte de ellos en productos nuevos, la incineración devuelve el carbono y oxígeno de los productos quemados en forma de gases como el monóxido de carbono (CO), junto con dioxinas y metales pesados que desde luego nada tienen que ver con el reciclaje, excepto si consideramos que ya es tan habitual que se quemen “accidentalmente” instalaciones gestoras de residuos que parece que ésa sea la metodología recomendada por las tres erres: Reducir a cenizas, Reutilizar las cerillas y Reciclar las instalaciones

¿No se podría haber dado la información de una manera más correcta en vez de intentar forzar términos incorrectos y ocultar los “tabúes”?

Finalmente, lo que me ha llamado más la atención es que la propia cadena autonómica, en su edición habitual en catalán daba la misma noticia con mucha más información correcta que en su “versión” aranesa.

Desde luego, con esta sospechosa comunicación ambiental, los promotores de este proyecto pierden mucha credibilidad.

Actualmente ya se da otro uso a la antigua central, las fantasmagóricas instalaciones acogen un parque temático dedicado al terror.

¿Qué pasará con este parque? ¿Subsistirán las dos actividades, para así dar todavía más razones a quienes buscan pasar miedo?

Los comentarios son bienvenidos.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario